Las flores cumplen una función integral en el movimiento de las estaciones del año, produciendo azúcar natural para los insectos, como hábitat para los microorganismos,